El directivo de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco, Imanol Agote, ha participado este mediodía en los actos de inauguración oficial del Centro de Interpretación del Poblado del Alto de Castejón, en Naváridas (Rioja Alavesa).

El Gobierno Vasco ha cooperado con algo más de doscientos diecisiete mil euros en la difusión y puesta en valor del yacimiento (el sesenta y cinco por ciento  del costo de este proyecto), tanto en las actuaciones efectuadas en el propio yacimiento cono en el centro de interpretación el día de hoy estrenado.

El centro de interpretación recrea en sus salas y también instalaciones los aspectos más relevantes de la vida rutinaria de este entorno alavés, esencialmente en la Primera Edad de Hierro, el instante más representativo del poblado (entre los siglos IX y V a.c.). Razones relativas a la caza, la artesanía, la agricultura y la ganadería, los sistemas de recogida de agua, el urbanismo o bien la arquitectura del poblado (sus estructuras protectoras, la casa interior y exterior) son el eje primordial. Sin embargo, la exposición permanente asimismo recorre un recorrido histórico más extenso, desde el Neolítico (hace cinco mil años) hasta el final de la Edad Media, siempre y en todo momento leal a los descubrimientos arqueológicos efectuados en el yacimiento.

alto2-copia

Zona arqueológica de inusual interés

La Zona Arqueológica del Poblado del Alto de Castejón, en Naváridas (Rioja Alavesa), calificado como Bien Cultural con categoría de Conjunto Monumental, es un yacimiento de inusual interés con una extensión de dieciseis hectáreas. Las excavaciones y sondeos efectuados entre dos mil diez y dos mil catorce han tolerado sacar a la luz esenciales restos de un poblado ocupado esencialmente a lo largo de la Primera Edad del Hierro. En el campo protegido asimismo se hallan restos de una explotación agraria de temporada romana altoimperial y, en el punto más alto del cerro, la estructura pertinente a una torre medieval.

El poblado de la Primera Edad del Hierro (que es el instante más representativo del yacimiento), presenta un sistema protector con 3 circuitos que define 3 zonas de habitación: meseta, ladera y liso. Se distinguen de manera perfecta 3 tipos diferentes de estructuras familiares y artesanales: estructura encima de postes, cabaña circular con pie de piedra, y cabañas rectangulares con zócalo de piedra y adobe, ciertas con 2 plantas.

Las patentizas de poblamiento ocupan toda el área protegida. Unas pertenecen a las áreas de hábitat y otras, en la ladera sur, a terrazas de cultivo, lo que ofrece una vista más completa de las formas de vida de la Primera Edad del Hierro.

Todos y cada uno de los datos señalan que nos hallamos frente a un yacimiento de inusual interés, en el que la prácticamente totalidad de sus elementos se hallan enterrados, en un genial estado de conservación. Es preciso, por ende, sostener la máxima protección en la zona acotada, con independencia de que una parte esencial del yacimiento haya sido excavada, puesto que todo apunta a la existencia de abundantes restos preservados en el subsuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *