Disfrutando de Navaridas

navaridas

Cualquiera que desee decir que recorrió un país no puede limitarse a sus grandes ciudades. Estas ofrecen solo una faceta del lugar que se visita (la más urbana), por lo que es una visión esencialmente incompleta de la nación. Por eso es preciso salir de las grandes urbes para adentrarse verdaderamente en un país.

España es un gran ejemplo de ello: difícilmente se puede definir su historia a partir de las ciudades. Si se quiere dar con una perspectiva del origen de su cultura es preciso mirar a la ruralidad. Allí encontrará localidades como Navaridas, que ofrecen una experiencia viajera, mucho más modesta y circunscrita pero no por ello menos excitante.

viñedos

Qué ver en el pueblo

El recorrido de este pequeño pero pintoresco pueblo puede empezar por su zona más meridional, en el Ayuntamiento de Navaridas. Este constituye un pequeño edificio de inspiración renacentista, muy bien conservado y que, por sus reducidas dimensiones, da una idea de lo pequeña que es la localidad.

En ese sentido es posible recorrerlo completamente a pie, por lo que a partir del Ayuntamiento se puede ir a todos los atractivos. Entre ellos destaca la Fuente Vieja de Navaridas, el Palacio de los Sodupe y la Ermita de San Juan de Ortega.

navaridas_vista

Asimismo para aquellos que busquen una experiencia senderista, en las cercanías se encuentra El Encinar, un bosque que resulta un gran atractivo ecológico y estético, al proporcionar una idílica vista de los viñedos.

Qué comer y dónde alojarse

Encontrar oferta gastronómica y alojamiento en Navaridas es esencialmente sencillo. Es posible encontrar restaurantes y bodegas de familias locales que ofrecen una muestra fidedigna y deliciosa de su acervo cultural.

En cuanto al hospedaje, abundan las casas antiguas restauradas. Algunas incluso datan el siglo XVI y constituyen verdaderas joyas arquitectónicas. El costo por noche por persona oscila los 20 a 40 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.