El palacio de los Sodupe

Sodupe

En Navaridas hay mucho que ver, entre sus múltiples atractivos encontramos el palacio señorial al que comúnmente es llamado por “El palacio Sodupe”, el cual data XVIII. Está ubicado en el centro de la cuidad y lo encontraréis en la calle Diputación Foral de Álava nº 3. Su parcela es muy cercana a la Iglesia de la Inmaculada Concepción. Cuando lleguéis os encontrareis con una construcción de estilo barroca, la cual se sitúa en la intersección de tres parcelas y esta resguardada por un alto muro de piedra.

Se alza sobre una planta rectangular de 12 metros laterales aproximadamente. Con una fachada que ronda entre los 16 metros y los 18 metros. Consta de 4 pisos, planta baja, primera plata, segunda y bajo cubierta. Tiene dos orientaciones, una da hacia la calle Deputación y otra hacia la calle Mayor. Entre sus muchas comodidades, cuenta con bodega para vinos en los sótanos.

Su fachada principal se orienta hacia el Oeste, hacia la ya mencionada calle Deputación, su base está regida por tres ejes verticales y se puede apreciar un conjunto de asientos realizados en piedra arenisca, la cual esta exquisitamente labrada en su totalidad. Esto data claramente del barroco pero es solo el comienzo de lo que vais a encontrar. Alzada sobre estos ejes se encuentra la planta baja, perfectamente centrada se encuentra la gran entrada principal. Una puerta de enormes dimensiones muy decorada y con grandes ventanales a sus costados.

En la primera plata, desde el exterior, podemos apreciar tres hermosos balcones, llenos de ornamentas, de puntas redondeadas y construidos estratégicamente para que la simetría de la construcción no se vea afectada, el balcón central es de dimensiones ligeramente más grandes que los de los laterales.

Pasando a la segunda planta y coronando toda la estructura hallaremos un hermoso escudo de armas, el cual esta flanqueado por dos inmensos ventanales horizontales. Deteniendo vuestra mirada en el escudo, podréis apreciar que es muy voluminoso, poseedor de una gran decoración entre las cuales destacan 8 flores de lis y rematado por dos poderosos leones como guardias del mismo, coronado por el nombre de quienes fueron sus dueños.

Es un lugar que guarda historia, que nos cuenta los inicios del pueblo. Sin lugar a duda un sitio que os gustara recorrer. No solo para los que aprecien la arquitectura o la estudien sino para cualquiera que guste de ver espacios hermosos, majestuosos y llenos de detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *