La historia de Navaridas

casa-palacio_de_los_sodupe

Parte de conocer una localidad pasa por entender su origen. Lo que “fue” constituye un eje esencial de lo que “es”, por lo que es menester prestar atención al origen de los pueblos para comprenderlos mejor en el presente.

La localidad de Navaridas, ubicada en la provincia de Álava en el País Vasco, tiene un pasado sumamente rico que vale la pena contemplar y aprender. Como muchos otros poblados españoles, el espacio y la cantidad de habitantes son inversamente proporcionales a la riqueza, la belleza y la cultura que se desprende de sus linderos.

Una historia que se remonta a la Edad de Hierro

El Alto de Castejón constituye una muestra del inicio de Navaridas. Este supuso un asentamiento humano de aproximadamente 16 hectáreas, del que permanece su Fuente Vieja, un invaluable testimonio de la rudimentaria pero efectiva tecnología de la época.

castejon

Más recientemente se puede rastrear el pasado de Navaridas a dos poblados pequeños: Navaridas de Yuso y Navaridas de Suso. Esta jurisdicción estuvo bajo la tutela de otro pueblo cercano, Laguardia, pero se constituyó como villa independiente en el 1666. Asimismo es de destacar que supuso la sede de una familia noble, los Sonsierra, cuyo apellido e influencia permanece hasta el sol de hoy.

Familias de tradición vinícola

El origen del pueblo, como muchos otros de la ruralidad española, estuvo intrínsecamente ligado al asentamiento de familias trabajadoras del vino en sus fronteras. Allí es posible identificar los apellidos que más importancia han tenido en la formación y expansión de Navaridas.

La familia Sodupe, por ejemplo, edificó un gran palacio en el centro de la villa. La estructura es enorme, cuenta con bodega propia y un amplio número de galerías, habitaciones y habitáculos. Muestra de su tradición es el enfoque arquitectónico bajo el que está inspirada: fuertemente renacentista y elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.